Lo último

Artes

De la tinta a la imprenta

El arte de la guerra, el tratado militar más antiguo (y más actual) del mundo

 

“La guerra es de vital importancia para el Estado, porque el campo de batalla es el lugar de la vida o de la muerte, el camino que lleva a la seguridad o a la ruina”.

Así empieza El arte de la guerra, considera el tratado militar más antiguo del mundo.

¿Quién escribió El arte de la guerra?

Parece obvio decir que Sun Tzu o Sunzi (en chino, 孙子, Sūnzǐ), un líder militar que vivió alrededor del siglo V a.C., es el autor de El arte de la guerra (en chino, 兵法, Bīngfǎ), ya que generalmente a él se atribuye su autoría y así es como consta en cada ejemplar que está a la venta.

Sin embargo, es tal la antigüedad de esta obra que muchos historiadores no están seguros de quién fue quien la escribió realmente. Algunos creen que fue Sun Tzu, otros creen que la obra no es más que una recopilación de teorías y enseñanzas militares chinas recogidas a lo largo de muchas generaciones, e incluso otros creen que Sun Tzu nunca llegó a existir.

Tampoco está clara cuál fue su fecha de publicación, aunque se cree que ronda los siglos IV y V.

La leyenda de Sun Tzu

Sun Tzu fue un líder militar que vivió durante el Período de Primavera y Otoño (770-476), un período de gran agitación en China. En esta época plagada de batallas, diversos estados combatientes luchaban por el poder y el control de los territorios despoblados de China. Bajo estas circunstancias, las habilidades militares de Sun Tzu estaban muy demandadas.

El rey del estado de Wu se fijó en dichas habilidades y, según la leyenda, mandó traer a 180 damas de palacio y retó a Sun Tzu a probar su teoría sobre la organización de las tropas sirviéndose de ellas. Sun Tzu dividió a las damas en dos grupos, que simulaban dos compañías. Dos de las damas eran las dos concubinas favoritas del rey, así que Sun Tzu colocó a cada una al frente de una de las compañías, simulando ser dos oficiales al mando.

Entonces, Sun Tzu comenzó a dar órdenes a las damas, pero ellas estallaron en risas. Sun Tzu declaró: “Si las voces de mando no son claras e inequívocas, si las órdenes no son comprendidas del todo, es culpa del general”. Así que repitió las órdenes, pero esto

solo provocó de nuevo un ataque de risa en las damas. Sun Tzu dijo: “Si las voces de mando no son claras e inequívocas, si las órdenes no son comprendidas del todo, es culpa del general. Pero si las órdenes son claras y aun así los soldados desobedecen, es culpa de los oficiales. Tras estas palabras, ordenó que les cortaran la cabeza a las dos concubinas favoritas del rey. De esta forma, daba ejemplo al resto de ellas, tal como haría si fueran soldados.

A continuación, las damas llevaron a cabo las órdenes de Sun Tzu a la perfección y sin emitir ni un solo ruido. El rey, contrariado, se marchó. Sin embargo, un tiempo después llegó a la conclusión de que Sun Tzu era un gran líder militar y lo nombró general de su ejército.

El arte de la guerra hoy en día

Desde que El arte de la guerra existe, múltiples líderes militares han seguido sus consejos. Mao Zedong afirmó que las lecciones aprendidas en El arte de la guerra lo ayudaron a derrotar a las fuerzas nacionalistas de Chiang Kai-Shek durante la Guerra Civil. Otros militares de diversos países y distintas figuras históricas han afirmado haberse inspirado también en El arte de la guerra.

Además, hoy en día El arte de la guerra sirve de guía e inspiración en muchas disciplinas. No son pocos los empresarios que se basan en esta obra para conseguir el éxito en los negocios, como han corroborado diversos medios de comunicación. Muchas escuelas de negocios y universidades también asignan esta lectura a sus estudiantes y hay entrenadores deportivos que se inspiran en sus estrategias para ganar los partidos. El arte de la guerra también resulta útil para muchos abogados, que siguen sus estrategias para enfrentarse a los distintos casos. E incluso algunos han usado El arte de la guerra como modelo para crear un manual de seducción.

Las claves de El arte de la guerra

El arte de la guerra es considerado el tratado militar más antiguo del mundo. Este tratado de 2500 años de antigüedad es uno de los clásicos chinos más importantes de la historia. A pesar del tiempo transcurrido desde su creación, ninguno de sus principios ha quedado anticuado ni contiene una sola máxima que hoy en día no pueda ser aplicada.

Pero lo que caracteriza a El arte de la guerra es que no se trata únicamente de un libro de práctica militar, sino que nos enseña a comprender las raíces de un conflicto y buscar una solución.

“La mejor victoria es vencer sin combatir. Esa es la distinción entre el hombre prudente y el ignorante”.

La obra está dividido en 13 capítulos, de los que destacaremos su carácter principal y algunas citas relevantes:

  • Capítulo 1. Planes preliminares: Sun Tzu destaca la importancia de la planificación de la batalla y la preparación del general y las tropas.

“Todo el arte de la guerra se basa en el engaño. Por lo tanto, cuando eres capaz de atacar, finge incapacidad; si eres activo, aparenta inactividad. Si estás próximo, haz creer que estás lejos; si estás alejado, has de creer que estás cerca”.

“Dedicándose a hacer muchos cálculos, se puede ganar. Si se realizan pocos, la derrota es segura. ¡Cómo merma sus posibilidades el que no hace ninguno!”

  • Capítulo 2. Dirigir una guerra: en este capítulo se habla de los víveres necesarios, de la cantidad de caballos y carros que se deben usar en la batalla.
  • Capítulo 3. La estrategia ofensiva: este capítulo relata la importancia de ganar la batalla usando la inteligencia y sin destruir las ciudades atacadas.

“Lo que es de gran trascendencia en la guerra es desbaratar los planes del enemigo”.

“Si el general se siente incapaz de controlar su cólera y ordena a sus hombres trepar las murallas como enjambre de abejas, morirán un tercio de ellos sin que la ciudad se rinda. Por lo tanto, los que son expertos en el arte de la guerra someten al ejército enemigo sin luchar, conquistan las ciudades sin sitiarlas y derrocan un Estado sin operaciones prolongadas”.

  • Capítulo 4. Disposiciones tácticas: esta parte da algunas directrices tácticas, haciendo hincapié en la necesidad de evitar errores.
  • Capítulo 5. La energía: Sun Tzu da distintas directrices acerca de cómo orientar y sacar el máximo partido a la fuerza de las tropas.
  • Capítulo 6. Puntos débiles y puntos fuertes: en esta parte, se enfatiza la importancia de aprovecharse de los puntos débiles del enemigo y debilitar sus puntos fuertes.

“Cuando el enemigo esté descansando, has de saber fatigarlo; cuando está bien alimentado, hacerle pasar hambre; cuando está descansando, forzarlo a moverse”.

“Descubre, entonces, los planes del enemigo y sabrás la estrategia que te será más eficaz. Provócalo y averigua el esquema de sus movimientos. Determina su disposición y averigua de ese modo sus puntos débiles”.

  • Capítulo 7. Las maniobras: en este capítulo se habla de la necesidad de conocer la geografía de la zona para poder ganar la batalla y de cómo proceder según los movimientos del enemigo.
  • Capítulo 8. Variaciones en la táctica: se relata cómo el general debe ser prudente y saber adaptarse a los cambios en las circunstancias. También debe ser capaz de desobedecer al soberano cuando lo considere necesario.
  • Capítulo 9. El ejército en marcha: en este capítulo se dan algunas directrices sobre cómo actuar según las características del terreno y cómo interpretar ciertas señales.

“Ocupa posiciones en un terreno elevado, frente al sol. Jamás río arriba”.

“El polvo que repentinamente se levanta hacia el cielo en altas columnas indica la progresión de los carros. El que flota disperso a poca altura presagia el acercamiento de la infantería”.

  • Capítulo 10. El terreno: este capítulo habla de las cualidades del terreno y cómo aprovecharse de ellas.

“Conoce al enemigo, conócete a ti mismo y tu triunfo nunca se verá amenazado. Conoce el terreno, conoce las condiciones climáticas y tu victoria será completa”.

  • Capítulo 11. Las nueve variables del terreno: Sun Tzu explica los distintos tipos de terreno en que puede desarrollarse la batalla y cómo actuar en cada una de ellas.
  • Capítulo 12. El ataque con fuego: cómo atacar con fuego, cuándo es el mejor momento y cuáles son los posibles efectos.
  • Capítulo 13. El uso de agentes secretos: se enumeran los tipos de agentes secretos que se pueden usar en batalla y la importancia de conocer la máxima información posible acerca del enemigo.

 

El arte de la guerra es un manual que puede ser usado para la vida diaria, aun 2500 años desde su concepción. Así, Sun Tzu nos enseña que con inteligencia, paciencia y preparación, podemos resolver cualquier conflicto y ganar cualquier batalla.

Rocío Gómez Hinojosa, profesora y traductora de español, inglés y chino. Soy de Martos (Jaén), pero casi siempre estoy trotando por el mundo. Estudié Traducción e Interpretación y viví dos años en Estados Unidos, pero el idioma y la cultura china me atraían tanto que comencé a estudiar chino en mi tiempo libre y desde entonces no he parado. He vivido un año en Xian y ahora voy a pasar otra temporada en Hainan, a la vez que desarrollo un proyecto llamado “La fábrica del mundo” para ayudar a los hispanohablantes que estudian chino.