Lo último

Artes

El Arte en cualquier parte

Hacia la luz (Hikari). Naomi Kawase

Cuando el tren partió, ella se sintió apenada, como si su vida hubiera terminado. Tomó el siguiente tren para ir detrás de Tamura. No sabía dónde vivía, pero presentía el camino que tomaría el hombre cuya mano había sostenido durante tanto tiempo.

El ciego y la muchacha (Mekura to shojo) 1928. Historias de la palma de la mano de Yasunari Kawabata.

 

Este fragmento del relato de Kawabata me vino a la mente después de ver la película Hacia la luz (Hikari) de Naomi Kawase, un elogio a la luz, a la imagen, al cine. Quizá fue mi momento preciso para verla, un momento perfectamente bello y desgarrador, un martes. Sólo pude dejarme llevar, disfrutar, llorar y escribir.

 

Sola, sentada en la butaca del cine, la oscuridad se hizo silencio negro dentro de mí, la pantalla blanca y luminosa ya predecía lo que iba a llegar. Mis ojos se llenaron de luz, y todos mis huecos de palabras.

Sola, pisaba las hojas que habían caído de los árboles. De noche la luz de las farolas me acompañaba y la humedad me erizaba el pelo. El vacío no tiene fondo y mis pies me llevaban irremediablemente hacia la luz, aunque se estremecieron de miedo cerca del precipicio.

 

Nací temprano un 15 de enero de hace unos cuántos años, tantos que era 1980. Nací y crecí en Pamplona y jugando, imaginando y dibujando llegué hasta la Facultad de Bellas Artes de Bilbao donde me licencié. Hace poco he acabado un máster de diseño gráfico y web. Siempre me ha gustado crear tanto en la pintura como en la escritura y siempre me ha atraído el arte y el mundo oriental.
Y por eso aquí sigo creando, escribiendo, viviendo.

Últimas entradas deRaquel Azqueta (ver todo)