Lo último

Ideas

Ágora Nipón

El gobierno Abe, diplomacia y conflicto.

Gabinete de Shinzo Abe, foto oficial de septiembre de 2014.

La tormenta política en Japón continúa creciendo. Los últimos sondeos dan un suspenso, y con un amplio margen, a la gestión del gobierno Abe y a su gabinete, el cual se encuentra ante los índices de popularidad más bajos desde que tomó posesión de su cargo en diciembre de 2012. Una caída de 30 puntos que se debe, en primer lugar, a los sonados escándalos de corrupción que envuelven a miembros del gabinete ministerial y al propio Abe (ya hemos mencionado alguno de ellos en entregas anteriores de Ágora Nipón: Política japonesa, la pugna por la hegemonía).

En declaraciones a la prensa nacional, la secretaria del gabinete, Yoshihide Suga, señala que entiende el malestar generado y que interpreta estas encuestas como: “sinceramente, la voz del pueblo”. Parece que las leves señales de recuperación económica no terminan de dar sus frutos y ponen en un grave aprieto las aspiraciones del primer ministro que busca la reelección al finalizar su mandato, en septiembre de 2018.

Recordemos que el partido de Abe, el PLD (Partido Liberal Democrático), tiene una alianza con el partido Kōmeitō (centro-derecha) para mantener la estabilidad del gobierno. Ante la creciente preocupación nacional por la gestión del gabinete Abe, Natuso Yamaguchi, líder del partido clave para la gobernabilidad, ha hecho una llamamiento a Abe para que se vuelque en recuperar la confianza pública en su gobierno.

Sesión de la Dieta durante el debate sobre la ley de abdicación (2017)

Ante la presión generalizada por la opinión pública y su compromiso con el partido Kōmeitō, el gobierno Abe está preparando una remodelación que podría afectar a más de la mitad de los 19 ministros que forman parte del gabinete (se especula que esta se llevará acabo durante la primera semana de agosto). Esta maniobra pretende relajar la presión sobre el gobierno dando salida a caras muy afectadas por los escándalos, como la del ministro de educación, Hakubun Shimomura, que se ha visto salpicado por los señalamientos que implican a los gobiernos, regionales y nacionales, con el grupo Nippon Kaigi.

El grueso de los analistas políticos del país señala que este hecho es “un shock” para el gobierno. Minoru Morita, uno de los analistas independientes más importantes del país, agrega: “Existe una opinión general de que dependiendo de su respuesta (en referencia a Abe), las encuestas pueden recuperarse”. De ser así, las maniobras del gobierno se están retrasando demasiado.

La caída en picado de los apoyos directos al Partido Liberal Democrático lo deja con un 21,1% de apoyo, esta situación no ha podido ser capitalizada por la oposición, que apenas logra arañar votos pese al marcado deterioro del PLD. La desafección por los partidos tradicionales sigue en aumento, en esta ocasión, un 4,5% del electorado declara que no piensa votar a las organizaciones tradicionales en los próximos comicios. Esto sitúa a un 65,8% de los electores fuera de la bolsa de votantes de los partidos tradicionales, un hecho histórico en el país, lo que permite a fuerzas como el Partido Comunista Japonés seguir creciendo gracias al gran trabajo de su líder Kazuo Shii, que, con una política de cercanía y buscar apoyos puerta a puerta, ya consiguió buenos resultados en las elecciones de 2014 donde, contra todo pronóstico, alcanzó más de 7 millones de votos y subir 13 escaños.

Mientras el malestar interno crece, el trabajo del gabinete de Shinzo Abe no cesa. Durante los últimos meses hemos asistido a una ofensiva diplomática a nivel internacional importante. Los viajes oficiales al extranjero de ministros y del propio Abe se han multiplicado demostrando que, pese a los problemas internos, las relaciones con los países aliados deben ser vitales.

El posicionamiento del gobierno japonés frente a la cuestión coreana ha dado un viraje importante apoyando abiertamente la nueva etapa de negociaciones que se avecinan, pese a las declaraciones de Norio Maruyama (portavoz del gobierno en Naciones Unidas), en las cuales solicita mayor presión internacional al vecino del norte por sus pruebas balísticas en el Mar de Japón . Además de esto, en la última visita a Helsinki, el primer ministro Abe, junto con el presidente finlandés Sauli Niinisto, ha hecho un llamamiento a la cooperación en las regiones árticas, apelando también al gobierno de Moscú.

Japanese Prime Minister Shinzo Abe and his wife Akie Abe attend dinner with U.S. President Donald Trump and his wife Melania at Mar-a-Lago Club in Palm Beach, Florida U.S., February 10, 2017. REUTERS/Carlos Barria TPX IMAGES OF THE DAY

Las relaciones con el “eterno aliado”, los Estados Unidos de América, siguen siendo una prioridad para el gobierno Abe. Así lo demuestra la visita realizada por el propio primer ministro Abe al presidente estadounidense, Donald Trump. Siendo está la primera visita de un mandatario extranjero al recién elegido Presidente de los Estados Unidos. Durante las reuniones celebradas en Florida se estrecharon lazos de cooperación económica y militar haciendo énfasis en la condiciones de aliados de ambos países.

Durante las reuniones bilaterales en la última conferencia del G-20, celebradas en Hamburgo, Alemania, el encuentro entre Shinzo Abe y el presidente chino, Xi Jinping, ha dado paso a una nueva actitud de diálogo frente a la escalada de tensión que se vive en el lejano oriente. El rápido rearme chino, la modificación constitucional japonesa y los conflictos por las islas emergentes en el océano pacífico son temas clave. La declaración final de la reunión pasó por un llamamiento conjunto a: “promover relaciones benéficas para ambos países basadas en sus intereses comunes”.

Reunión entre el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y el presidente chino, Xi Jinping, durante la cumbre del G-20 en Hamburgo, Alemania (2017).

La balanza de poder se está desequilibrando en el país del Sol naciente, con un gobierno en permanente cuestionamiento y el malestar en aumento veremos cuales serán las maniobras del gabinete Abe para mantener la estabilidad del país. Desde Ágora Nipón seguiremos con mucha atención este momento de crisis, ya que, podría ser vital para las relaciones diplomáticas en el lejano oriente para los próximos años.

 

Para saber más:

 

Alejandro Varón Vásquez

Graduado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid, su actividad académica gira entorno a los estudios modernos y contemporáneos de Asia Oriental siendo Japón su principal campo de investigación en el que trabaja actualmente.

Últimas entradas deAlejandro Varón Vásquez (ver todo)