Lo último

Cultura

Desde el Paralelo 38

El mito de Dangun y el origen del pueblo coreano

Algunos países o grupos culturales tienen mitos sobre la creación de su país, etnia o grupo cultural. En el caso de Asia Oriental, encontramos algunos como el de Pangu en China que de forma divertida trajo Carla a Yuanfang Magazine, o el de Izanagi e Izanami en Japón. En Corea encontramos el mito de Dangun, una historia que intenta explicar el nacimiento del más antiguo Estado de la península coreana: Gojoseon.

En esta entrada voy a contar la historia de un mito que, como en muchos otros casos, se ha usado también con fines políticos nacionalistas. Pero eso será en otra entrada, dejadme hoy que explique sólo la historia del mito y podamos aprender un poco de la mitología coreana. Hay varias versiones sobre este mito, siendo la más antigua que ha podido llegar hasta nuestros días la compilada por iL-Yeon (1206 -1289) en su libro “Samguk Yusa”. A continuación presento una traducción y adaptación hecha por mí del texto original traducido al inglés en el libro “Myths and Legends from Korea” de James H. Grayson.

 

El Mito de Dangun

Está escrito en el Wei Shu.

Hace dos mil años, hubo un hombre llamado Dangun Wanggeom. Él estableció su capital en Asadal y fundó la nación llamada Joseon. Esto ocurrió durante la época del Emperador Yao (uno de los Tres Augustos y Cinco Emperadores de la mitología china).

Está escrito en el Dangun Gogi.

En los tiempos antiguos, Hwanin tuvo un hijo de una concubina llamado Hwanung. Él deseaba descender del Cielo y poseer el mundo de los hombres. Su padre, dándose cuenta de las intenciones de su hijo, descendió a las tres grandes montañas y vio que la humanidad podría beneficiarse de ello. Así pues, le dio a su hijo tres tesoros celestiales y le ordenó que fuera y gobernara sobre la humanidad.

Llevando consigo tres mil espíritus, Hwanung descendió hasta la cima del monte Taebaek, junto al árbol del Altar Sagrado. Este lugar fue llamado la Ciudad Sagrada y él fue conocido como el Principe Celestial Hwanung. Junto con el Conde del Viento, el Maestro de la Lluvia, y el Maestro de las Nubes, Hwanung supervisó la agricultura, la preservación de la vida, la cura de las enfermedades, los castigos, las diferencias entre el bien y el mal, y todos los otros trescientos sesenta tipos de desarrollos para la humanidad.

En aquel tiempo, había un oso y un tigre que vivían juntos en una cueva. Constantemente le hacían peticiones a Hwanung para que les convirtiera en personas. Entonces, el Principe Celestial les dio un poco de Ajenjo Sagrado y veinte ajos diciéndoles: “Si coméis esto y no veis la luz del sol durante cien días, podréis recibir una forma humana“. El tigre y el oso tomaron los alimentos y se los comieron. Ayunaron tres veces siete días. El oso consiguió el cuerpo humano, el tigre en cambio, no fue capaz de ayunar y no consiguió tener cuerpo humano.

El oso se convirtió en una mujer llamada Ungnyeo (literalmente “mujer osa”). Pero como no había nadie con quien pudiera casarse, iba diariamente bajo el árbol del altar para pedir un hijo. Entonces, Hwanung cambió su forma convirtiéndose en humano y se casó con ella. Ella quedó embarazada y dio a luz a un bebé que se llamó Dangun Wanggeom, en el quincuagésimo año del Emperador Yao, en el año del reino Gyeongin (probablemente durante el 2308 a de C.)

Dangun estableció una ciudad en Pyeongyang y llamó a su nación “Joseon”. Más tarde, trasladó la ciudad a Asadal en el monte Baegak que era también conocido como Gunghol o Geummidal. Gobernó la nación durante 1500 años. El Rey Wu de Zhou, en el año de reino Chi-Mao (o Gimyo 1122 a de C.), le otorgó a Gija (ch. Jizi) el gobierno de Joseon. Dangun, entonces, se fue a la ciudad de Jangdang. Después, volvió a Asadal, donde se ocultó y se convirtió en el Dios de la Montaña. En ese momento, tenía 1908 años.

Posteriormente hubo otros registros sobre el mito, la del “Jewang Ungi” también del s. XIII y las del “Eungje si” y “Sejong Sillok” del s XV. Actualmente podemos encontrar, tanto en libros en papel como en artículos de internet, la misma historia con añadidos que embellecen o rellenan de contenido los hechos, pero la versión que tenemos en Yuanfang es la más original. También es cierto que las traducciones del Samguk Yusa difieren unas de otras y la historia, aunque igual, puede tener más o menos añadidos en función del traductor y su adaptación. Escogí la traducción de Grayson por parecerme la más cercana al original, aunque he cambiado la romanización McCune-Reischauer de los nombres propios por la revisada moderna.

Próximamente en mi blog podrás encontrar todas las versiones, explicaciones y detalles sobre la historia del mito ya que posteriormente ha servido para hacer suposiciones sobre el origen real del pueblo coreano. En Yuanfang, además, escribiré una futura entrada comentando el uso político y nacionalista que se ha hecho de este mito a lo largo de la historia y cómo ha formado parte de las llamadas Batallas de la Historia de Corea, que trato en Yuanfang Magazine.

Robert Albert (안수영)

(Valencia, 1979) Es graduado en Criminología y Director de Seguridad Privada por la Universitat de Valencia. Reside en Busan (Corea del Sur) desde 2012 donde es director de su propia academia de español. Su gran pasión es la historia de Corea, Japón y China. También escribe su propio blog, Paella de Kimchi, donde habla de viajar, gastronomía, cultura, historia, fotografía y cine de estos tres países.