Lo último

Cultura

Sorgo Rojo

La mujer china en el cine de Zhang Yimou. La Mujer Republicana 1912-1937 (2) La mujer tradicional urbana

Continuamos el análisis iniciado hace unos meses sobre la representación de la mujer por el gran cineasta chino

Hace ya unos meses, relatamos las características de la mujer rural tradicional representadas por Zhang Yimou en Ju Dou y Sorgo Rojo. En esta ocasión, relataremos como representa la mujer tradicional, que sigue las tradiciones confucianas, en un entorno urbano utilizando La linterna roja, 1991, como referente.

Recordemos que el papel de la mujer en china era secundario, relegado al interior de las casas, y aunque en tiempo de la república hubo un intento de apoyar la liberalización de la mujer, el gobierno republicano abogaba por una mujer más moderna, sin los pies vendados y con cierta libertad, pero todavía reprimida en sus derechos. Esta película, no obstante, representa a la mujer tradicional de clase media o alta que se había dado en las familias adineradas durante siglos.

LA LINTERNA ROJA 1991

Adaptación de la novela homónima de Su Tong, los productores necesitaron apoyo económico de Hong Kong debido a la censura y control cultural surgido tras la tragedia de Tiananmen de 1989.

Esta película plasma el modelo de la mujer tradicional china que supone el punto de inicio a partir del cual el papel de la mujer va a evolucionar. No hay mejor muestra de lo que suponía ser mujer en la antigua China como las que representan las mujeres de la casa donde llega Songlian, protagonizada también por la primera musa de Zhang, Gong Li, una joven vendida como concubina como solución para remediar los problemas económicos de la familia. La doctrina confuciana de seguir al padre, marido e hijo queda perfectamente reflejado con este sometimiento a las normas masculinas, donde una hija no puede valer más que para ser casada. Songlian es una chica educada, hija de un comerciante, alejada hasta ahora de la vida tradicional a la cual pronto se encontrará sometida. Pero es ella quien elije ser la cuarta concubina antes que ser pobre, demostrando siempre de donde viene y sin dejar que las clases sociales se mezclen.

La entrada en la casa, la relegará al papel de la cuarta esposa pero pronto aprenderá a tomar ventaja de su educación y demostrará el carácter fuerte e independiente que tiene. Songlian intenta rápidamente adaptarse, saber qué lugar ocupa y cuales son sus límites; entender a las demás esposas haciendo siempre prevalecer su fuerza y determinación llegando a humillar a su criada en una demostración de fuerza de la cual, al fin y al cabo, no es más que la última esposa. Un entorno en donde tendrá que luchar por un sitio y por el respeto de las otras tres esposas, en un mundo femenino lleno de conspiraciones y luchas de poder interno. Las mentiras, las frases con segundas intenciones y los secretos serán las armas arrojadizas y la realidad de este entorno. Las mujeres eran esta mercancía que adquiría su valía al ser vendidas, y sin más valor que este, la entrada en una casa se convertía en una lucha eterna por ser valorada, valor que sólo llegaba con el nacimiento de un hijo varón. Como nos muestra la crueldad sufrida en su primera noche, el esposo, al cual prácticamente no veremos que aparece como un personaje poderosos pero inexistente entre las tramas femeninas, le dice “las mujeres con estudios sois diferentes, ahora desvístete y ve a la cama”, desapareciendo así cualquier valor humano o intelectual y convirtiendo a Songliang en un trozo de carne. No importaba que Songlian encarnara lo que hubiese podido ser un nuevo tipo de mujer, que tuviera estudios, sólo es tenida en cuenta como objeto. Como ella misma dice al principio, ser concubina no es acaso el destino de toda mujer? Concubina o sometida al hombre, así lo entendían las mujeres en aquel momento, así que, puestos a estar sometida a un hombre, elige elegir, y elige aun hombre rico, consciente de su futuro.

A través de las cuatro esposas de esta película, Zhang nos muestra la profundidad e intensidad de las vidas condenadas de estas mujeres, desde las que aceptan con gusto su rol y posición como la primera esposa, la que se resigna y confabula para poder recuperar el favor del señor al ser sólo madre de una niña, teniendo así el peor papel dentro de la familia como es el caso la segunda esposa, la que consigue la felicidad llevando una doble vida que,

igualmente sometida a los designios masculinos acabará asesinada, como es la tercera esposa, y Songlian, que acabará locacomo consecuencia de todas las mentiras y tramas que se desarrollan en la casa. Estas desgracias no son más que muestras de que el sistema al que se sometían estas mujeres no era sano y cómo la locura era el final más lógico.

 

Como todas sus historias, estas también son historias sutiles, llenas de gestos e insinuaciones que nos dan más información que el lenguaje verbal. La casa de La linterna Roja es una microsociedad con sus normas arcaicas donde las mujeres, aun teniendo el poder y organización real de la casa, no cuentan con libertad y aceptación sino solamente con humillación y lucha, muestra de esta separación interior-exterior de la sociedad, donde el interior era de las mujeres que no podían salir al exterior masculino, con normas de y para los hombres (Sáiz López, 2001).

Como en muchas de sus cintas, Zhang deja entrever elementos fuertemente vinculados a la cultura como el uso constante del rojo o el erotismo de los pies en la sociedad china. Aquí los pies aparecen como un elemento de fertilidad y sometimiento, el hecho de que se los cuiden y masajeen es preludio de la visita conyugal del hombre. Han desaparecido los pies vendados, pero no el fetichismo a su alrededor.

Bibliografía

SÁIZ LÓPEZ, A. (2001). Utopía y género. Las mujeres chinas en el siglo XX. Biblioteca de China Contemporánea. Barcelona: Edicions Bellaterra.

Fimografía

  • Zhang Yimou. 1991. 大红灯笼高高挂 La linterna roja.

Webgrafía

  • Entrevista Zhang Yimou.
  • http://www.sbs.com.au/ondemand/video/11672131854/Raise-the-Red-Lantern-Zhang-Yimou

Alba López Galmés

Nací y vivo en Palma de Mallorca donde estudié Historia del Arte y trabajé como educadora de arte en diferentes centros culturales y museos de la isla. Siguiendo mi pasión por Asia, más tarde me licencié en Estudios sobre Asia Oriental y realicé un Master sobre China y Japón contemporáneo, especializándome en lengua china así como en cultura, género y sociedad contemporánea de Asia Oriental. He trabajado como coordinadora educativa y responsable de prensa. Actualmente soy profesora de chino y de ciencias sociales.

Últimas entradas deAlba López Galmés (ver todo)