Lo último

Cultura

Sabores de Oriente

Cómo comer con palillos

Dedicamos esta sección para los amantes de cocina. Nos gustaría llevaros a un viaje para explorar nuevos sabores de Asia Oriental y Sudeste Asiático. Queremos introduciros sus especias de colores vivos, sus ingredientes exóticos y sus infinitas salsas. Esperamos poder despertar vuestra curiosidad y que nuestras originales recetas os abran el apetito!

Los palillos son el máximo representante de la cocina asiática y su origen se remonta al siglo XVI a.C. durante la Dinastía Shang en China. Su nombre chino, kuàizi (筷子), contiene el caracter de kuài 快 («rápido») y sobre él, se posa el de bambú 竹, material del que están hechos normalmente los palillos. Aunque en realidad, este no es su nombre original. Durante las dos últimas dinastías (Ming y Qing) se obligó a que se cambiara el nombre de (zhù) –utensilio para comer, hecho de bambú-, porque se pronunciaba igual que 住(«detener»). Esto constituía un tabú en los barcos ya que podía detener el viaje. Por esta razón, los chinos empezaron a llamar a los palillos “kuài”, para desear velocidad en los viajes.

Originalmente, los palillos no se utilizaban para comer, sino para cocinar; como pinzas para transportar los alimentos al fuego y sacarlos del fuego. Aún hoy día, los palillos siguen presentes entre ollas y cazos.

El uso de palillos es una costumbre extendida prácticamente por toda Asia, pero éstos difieren en forma, tamaño, material y fabricación. En Corea los palillos son de metal que se estrechan en la punta, aunque también los hay de madera. A veces, debido a su deslizante superficie metálica, los 젓가락 juht gah lahgk tienden a ir acompañados de una cuchara, también de metal. Antiguamente, los emperadores Joseon utilizaban palillos de plata, porque se pensaba que la plata se deslustra ante la presencia de veneno. En Japón los hashi 箸 («puente» en japonés y casualmente, el caracter original de los palillos chinos) se usaban exclusivamente en las ceremonias religiosas para ofrecer comida a los dioses, actuando así, de “puente” entre el mundo mortal y lo divino. Y en Vietnam, a diferencia de los otros países, el arroz se puede comer con los palillos y de un plato, puesto que el arroz vietnamita se cocina más glutinoso.

La etiqueta también es important4 agosto Chopsticks Daye. La primerísima norma es que nunca se deben clavar verticalmente los palillos en el cuenco de arroz. Esta es precisamente la manera en la que se clava el incienso como ofrenda a los ancestros. Tampoco se pueden golpear los cuencos con los palillos, ya que son los mendigos quienes hacen esto para pedir limosna. La comida puede estar riquísima, pero no se deben chupar los extremos de los palillos porque es de mala educación. Al igual que si has cogido una porción de comida del plato de servir, esa ya es tuya y no debes devolverla al plato.

Como curiosidad, desde 1975 se celebra cada 4 de agosto en Japón, el Día de los Palillos (箸の日). Los japoneses acuden a un santuario en Tokyo (Hie Shrine日枝神社) para rezar a los dioses de la salud, y queman miles de pares de palillos para agradecer la contribución de los palillos en las comidas.

Magdalena Kurniasih y Elena Ng

Magdalena
Soy Magdalena, y vengo de un país lejano, Indonesia. Llegué a España en 2003 sin hablar ni una palabra en castellano y ahora siento que esta es mi casa. A pesar de todo, mi sentido del gusto por la comida ha sido más dificil de cambiar:-). Me gusta tanto la cocina asiática que no puedo pasar una semana sin comer arroz blanco! En febrero de 2012 empecé mi blog de cocina: www.sabororiental.com. Era una manera de compartir mi pasión por la comida asiática y al mismo tiempo dar a conocer la cultura de estos países, y ahora el destino me ha traido a Yuanfang Magazine. Espero que os animeis a cocinar y probar unas recetas originales de comida asiática!

Elena
1987, Málaga
¿Qué le voy a hacer, si yo nací en el Mediterráneo y de familia hongkonesa? Desde pequeña, he palpado dos culturas muy de cerca, especialmente, la de la gastronomía. Mis experiencias en Alemania, Taiwán y Australia me han marcado positivamente y sobre todo, me han permitido disfrutar de sabores de tantas partes del mundo que se me hace la boca agua sólo de pensarlo. Aunque en mi cv figuran estudios de Comunicación y Traducción e Interpretación, a mí lo que más me gusta es saborear la vida viajando y probando especialidades gastronómicas.

Últimas entradas deMagdalena Kurniasih y Elena Ng (ver todo)