Lo último

Cultura

Sabores de Oriente

La etiqueta de los palillos en la mesa

Se acerca el mes navideño y con él las comidas y cenas de familia, de amigos y/o de empresa. Si vas a asistir a una que incluye gastronomía asiática, os recomendamos esta lista protocolaria sobre el uso de palillos (en general), ya sea para evitar cualquier malentendido como para no ser protagonista de alguna anécdota memorable.

Para empezar…

  • ¿Cómo coger correctamente los palillos? Si todavía no sabéis como comer con palillos, no os perdáis nuestra primerísima entrada en Octubre 2013! Veréis un reportaje completo sobre «cómo comer con palillos«, incluso el vídeo! En cuanto hayáis manejado bien los palillos, seguimos con la lista:-).
  • No levantar la comida por encima de la boca.
  • Mantener mínimo contacto con la boca, sólo la distancia justa para sujetar el alimento y acercarlo a los dientes.
  • No se pueden lamer los palillos.
  • Al sujetar el bol, hay que hacerlo «elegantemente», es decir con los dedos índice y corazón sujetando la parte inferior y el pulgar el filo del bol, ya que si lo sujetamos con «toda la manaza», damos la imagen de que estamos pidiendo limosna.

A la hora de elegir comida…

  • No vayas «navegando» entre los platos de comida del centro de la mesa. Si has cogido ese trozo de pollo, ese pollo ya tiene tu nombre. Es más recomendable usar la «cuchara común» (si la hay) o los «palillos comunes» (unos palillos «que pertenecen» a ese plato de comida y que todos comparten). Si ya has usado tus palillos, y en caso de que no hubiera ningún utensilio comunitario, puedes darle la vuelta a los palillos (sólo para este caso en concreto) y usar los extremos opuestos (nunca las puntas, pues es zona exclusiva de uno, y más que nada, por higiene…).
  • Por tanto, tampoco se pasa la comida con los palillos entre los comensales, pues este gesto guarda relación con las ceremonias funerarias (¡y no queremos crear malos rollos!)

Una vez estés comiendo…

  • Es muy obvio pero por si acaso…nunca se juega con ellos ni se lanzan al aire ni se giran con los dedos, ni se toca un tambor invisible, ni por encima de todo (por lo que más quieras), señalar a alguien con los palillos.
  • Prohibido mover cosas (platos, servilletas, cuencos) con los palillos.
  • Prohibidísimo clavar en posición vertical los palillos en el bol de comida, especialmente el arroz, ya que esto se asemeja a lo que se hace en los funerales y en las ofrendas de los templos: cuando se clava el incienso en los cuencos de arroz que se dejan en el altar.
  • Ni se te ocurra remover la comida con los palillos en tu bol como si estuvieses batiendo un huevo…
  • Si encuentras algún trozo difícil de comer de un solo bocado, no cojas los palillos como si fueran tenedor y cuchillo: intenta apretar un poco por el medio o por un lado de dicho trozo, y dividirlo poco a poco. Se supone que el cocinero lo ha cortado todo como debía ser partido.
  • Si estás comiendo sushi, cómetelo de un bocado, y nunca mezcles wasabi en la salsa de soja, sino directamente a cada pieza de sushi. (No exageres con la salsa).

¿Ya has terminado?

  • Cuando termines, o simplemente hagas una pausa y no se usen, es recomendable usar el reposa-palillos, colocando el extremo más fino sobre él. En el vídeo, Magdalena nos enseña cómo «construir» uno muy sencillo con el mismo envoltorio de papel de los palillos, (si son los desechables); y si no, puedes colocarlos discretamente sobre la servilleta. En cualquier caso, siempre hay que dejar los palillos juntos, nunca cruzados.

Bueno, espero que no hayáis sufrido mucho con tanta etiqueta y que podáis acordaros de estas pequeñas pero importantes normas en el uso de palillos mientras disfrutáis de suculenta y deliciosa comida asiática.

¡BUEN PROVECHO Y FELICES FIESTAS!

Con esta última entrada, queremos despedirnos de vosotros. Ha sido un placer poder contribuir en Yuanfang Magazine durante estos últimos 3 años, introduciros nuestra cultura asiática a través de su gastronomía. Esperamos que hayáis disfrutado leyendo nuestras entradas tanto como nosotras hemos disfrutado escribiéndolas.

Elena & Magdalena

Magdalena Kurniasih y Elena Ng

Magdalena
Soy Magdalena, y vengo de un país lejano, Indonesia. Llegué a España en 2003 sin hablar ni una palabra en castellano y ahora siento que esta es mi casa. A pesar de todo, mi sentido del gusto por la comida ha sido más dificil de cambiar:-). Me gusta tanto la cocina asiática que no puedo pasar una semana sin comer arroz blanco! En febrero de 2012 empecé mi blog de cocina: www.sabororiental.com. Era una manera de compartir mi pasión por la comida asiática y al mismo tiempo dar a conocer la cultura de estos países, y ahora el destino me ha traido a Yuanfang Magazine. Espero que os animeis a cocinar y probar unas recetas originales de comida asiática!

Elena
1987, Málaga
¿Qué le voy a hacer, si yo nací en el Mediterráneo y de familia hongkonesa? Desde pequeña, he palpado dos culturas muy de cerca, especialmente, la de la gastronomía. Mis experiencias en Alemania, Taiwán y Australia me han marcado positivamente y sobre todo, me han permitido disfrutar de sabores de tantas partes del mundo que se me hace la boca agua sólo de pensarlo. Aunque en mi cv figuran estudios de Comunicación y Traducción e Interpretación, a mí lo que más me gusta es saborear la vida viajando y probando especialidades gastronómicas.

Últimas entradas deMagdalena Kurniasih y Elena Ng (ver todo)