Lo último

Ideas

Al Oeste del Este

Nueva sección: Al Oeste del Este

Parecía que hasta entonces no habíamos tenido nunca nada que decirnos, que nuestros pensamientos no se habían encontrado jamás, que yo no podía hacer otra cosa que mirarle sin comprenderle, y que él nunca hubiera llegado a posar sus ojos en mí. Si acaso nos habíamos dicho algo, fue con la cortesía que se emplea entre personas extrañas: yo, tímidamente; él con una corrección demasiado manifiesta para que yo pudiese tomarla por interés. Pero ahora tenía necesidad de él, y él, por fin, se acordaba de que yo existía”. (Pearl S. Buck, 1930)

alOestedelEsteOriente y Occidente han permanecido como culturas muy diferenciadas la una de la otra: siempre latentes la fascinación, cierta distancia y una atracción inevitable. Ahora que surge la aldea global, Occidente deja de lado la curiosidad infantil, y Oriente, más receptivo –y menos arisco-, abre sus puertas. Después de tantos siglos se acepta que ganamos más intentando comprendernos que provocando divisiones.

Citaba un fragmento de la novela de Viento del este, viento del oeste, un clásico para todo lector, y más si ama la cultura asiática. Un párrafo significativo, como lo es este mismo instante, en el que estamos viviendo en vivo y en directo la transformación -rápida económicamente, lenta socialmente-, de China. La que es hoy la fábrica del mundo, la compradora de deuda de aquí, al oeste del este, se plantea modificar la Ley del Hijo Único, implantar una seguridad social efectiva y permitir una mayor movilidad de migración a las urbes. Un gigante asiático que cuenta con muchísimos ciudadanos chinos fuera de sus fronteras –y dentro-, y que además tiene la paradoja de haber dado en adopción, según datos oficiales de los consulados españoles en el extranjero, entre 2006 y 2010 más de 17.000 niños a España, segundo país con más adopciones de chinos tras Estados Unidos. Un país en el que el comunismo continúa, con una economía capitalista feroz, superando con creces el fenómeno nipón en su escalada de influencia política y económica – un binomio que casi nunca va separado en cuestión de poder-.

Es ahora cuando Occidente despierta, y deja de lado el paternalismo y la mirada del que observa un ser mitológico y lejano. No estamos lejos, estamos más cerca que nunca.

Nace Al Oeste del Este, una mirada crítica que pretende analizar y acercar la cultura china a la española, y encontrar más similitudes que diferencias o, al menos, intentar comprender y hacer comprender. Habrá especial énfasis en los temas sociales –cuál es el rol masculino, las nuevas generaciones, la situación laboral-, pero también culturales –artistas chinos, reseñas y recomendaciones-.

Este espacio pretende crecer con y para todos vosotros, un espacio tan abierto como caleidoscópico. Espero que disfrutéis este viaje hacia la sociedad y cultura china.

Aunque oficialmente soy Yuan Yuan, en mi día a día se impone Susana. Soy de origen alicantino, con rasgos asiáticos y una mente abierta y curiosa. Aspiro a ser periodista, a comunicar y a transmitir la compleja realidad desde la humildad de quien no lo sabe todo, pero tiene la voluntad de intentarlo. Inquieta, conciliadora y sociable, pienso que todos podemos aportar lo mejor de nosotros con respeto y educación. Nadie nace sabiendo, pero sí con ganas de aprender, de crecer y de ampliar fronteras. Me interesa todo, pero especialmente los temas sociales y culturales. Mi letrero, si tuviera, sería «en construcción».

Últimas entradas deSusana Ye (ver todo)