Lo último

¿Es Sesame Credit el Gran Hermano chino?

Li Fang, natural de Shanghai, tiene 21 años, es estudiante universitaria y, como a muchas jóvenes de su edad, le encanta comprar y navegar por Internet. Hace unos meses recibió una solicitud de una amiga a través de Wechat (el equivalente chino de WhatsApp) para compartir sus datos de consumo online en una nueva herramienta llamada Sesame Credit. ”No tenía ni idea de qué se trataba, pero decidí probarlo, pues había visto que muchas de mis amigas habían publicado y compartido sus datos. De repente apareció en mi pantalla una aplicación con una especie de gráfico con forma de pentágono que indicaba mi puntuación y otro que señalaba mis preferencias de compra. Además, me animaba a compartir esta información con amigos y ver sus propias puntuaciones”, añade. Descubrió para su sorpresa que su puntuación de crédito era baja, con lo que investigó cómo podía aumentarla. Evidentemente, realizando compras por Internet a través de Alipay, la aplicación de pago electrónico de Alibaba. Decidió hacerse con unas entradas para un espectáculo que le confirieron 70 puntos adicionales, los cuales, acumulados a los que ya tenía, le daban derecho a descuentos en hoteles, le posibilitaban alquilar un coche sin necesidad de abonar previamente un depósito y hasta acceder a un crédito en condiciones ventajosas. “Me quedé estupefacta, me encanta comprar y, por supuesto, enseñárselo a todas mis amigas, con lo que no lo dudé y empecé a publicar mis marcas en Wechat. Muchos de mis contactos decidieron hacer lo mismo y sin quererlo entramos en una absurda competición por ver quién obtenía más descuentos”, añade. Poco a poco su puntuación iba viento en popa, obtenía rebajas en establecimientos y en billetes de avión. Hasta que un día descubrió que si conseguía más puntos podía optar a un visado a Luxemburgo. «Una cosa es que te toque un descuento en perfumes, viajes o alquiler de vehículos y otra es que te den un visado», dice. «En teoría eso no debería ser un incentivo comercial, sino un trámite administrativo. Me dio qué pensar, por lo que dejé de usar la aplicación durante un tiempo». Li comprobó cómo poco a poco las nuevas amistades que había hecho a través de Wechat le iban dando de lado hasta eliminarla de su red de contactos. “De repente me sentí rechazada por el mero hecho de no seguir el juego. Decidí buscar en Internet más información sobre Sesame Credit, y lo que encontré me dio bastante miedo», reconoce.

 

Crédito: microbell.com:

Crédito: microbell.com

  •  ¿Un Gran Hermano chino?

Esta es, precisamente, la duda que planea sobre las voces críticas con el proyecto. El portal de noticias HKFP (Hong Kong Free Press) calificaba la aplicación como una distopía orweliana” que perseguía un único fin, el de “recompensar (o penalizar) a los individuos basándose en sus pautas de consumo y relaciones sociales con el objetivo de crear ciudadanos disciplinados”. Una crítica compartida por los editores de ExtraCredits, una serie de tutoriales sobre videojuegos publicados en Youtube, quienes alertan de este macabro experimento en la Red podría imitar una estrategia de incentivo y recompensas similares a las empleadas en algunas plataformas de juegos online. De hecho, Tencent, la empresa propietaride Wechat, participante de Sesame Credit, es la creadora de conocidas plataformas de videojuegos como RiotGames o EpicGames. Uno de las principales preocupaciones es que Sesame Credit utilice esos incentivos para ‘atrapar’ poco a poco a todos los internautas chinos durante los próximos cinco años e instaurar la obligatoriedad de su uso en el año 2020.

  •  Una base de datos de solvencia financiera.

En efecto, para el año 2020 China planea tener operativa una vasta base de datos que combinará información fiscal con el historial delictivo de cada individuo (en el que se prevé incluir hasta las pequeñas multas de tráfico). Sin embargo, se trata de un proyecto gubernamental paralelo a Sesame Credit, aunque seguramente no desvinculado de este.
Sobre el papel, Sesame Credit está encaminado a convertirse en un recurso de ‘solvencia financiera’ de cada individuo cuyo objetivo es ayudar a las entidades financieras a otorgar préstamos con mayores garantías. “Está orientado a aquellos que cuentan con un corto historial en las agencias de crédito tradicionales”, apunta Yu Wujie, responsable de análisis de datos del proyecto. El Gigante Asiático no cuenta hasta la fecha con instrumentos de ‘rating’ de créditos fiables, con lo que los bancos en ocasiones tienen que realizar grandes esfuerzos para determinar la solvencia de sus clientes. Por este motivo el proyecto fue bautizado como la ‘primera gran agencia de crédito de China a nivel nacional”.

  • ¿Cómo funciona?

Este es uno de los puntos que mayor controversia generan, pues hasta la fecha ni Tencent ni Alibaba han accedido a explicar qué variables inciden sobre la puntuación de Sesame Credit. El portal de Jack Ma únicamente explicita que el ratio de cada usuario oscila entre los 350 y los 950 puntos calculados a partir de cinco factores:

  1.  Historial de crédito: refleja el historial de pagos y las deudas anteriores del usuario, así como la existencia de impagos.
  2.  Comportamiento y preferencias: páginas web visitadas o categorías de los productos consumidos.
  3. Capacidad de pago: Indicadores de solvencia financiera del usuario, basado en datos de productos financieros contratados y balances propios a partir de las cuentas de Alipay.
  4. Datos personales: Alcance de la información personal facilitada. Por ejemplo, dirección postal completa, número de teléfono, etc.
  5. Relaciones interpersonales ‘características’ de los contactos del usuario e interrelaciones con estos.
Pantalla principal de puntuación y desglose por variables. Crédito: Poplyft.com

Pantalla principal de puntuación y desglose por variables. Crédito: Poplyft.com

Con esta premisa, los creadores de Sesame Credit alegan que únicamente utilizan la información de las experiencias de compra de los clientes para elaborar un ‘rating orientativo’ que sirva para consultar historial de consumo de los mismos, pero que no persigue premiar o penalizar a los ususarios. Sin embargo, basta con analizar los factores 2 y 5 para poner en tela de juicio las futuribles intenciones de la aplicación. ¿Qué entendemos por ‘características’ de los contactos de los usuarios? ¿Cómo mide Alibaba el ‘comportamiento y las preferencias’? ¿Qué páginas web penalizan? ¿Qué productos dan mayor puntuación? “Es como crear una gran base de datos de buenos y malos ciudadanos», señalan en ExtraCredits. De momento, los responsables de esta controvertida aplicación declinan dar más información sobre qué comportamientos aportan más puntos, pero en una reciente entrevista, la directora general de Sesame Credit, Hu Tao, sí hacía referencia a los incentivos negativos. “Si un estudiante copia en un examen debería tener problemas para encontrar trabajo’, advertía Hu, quien alegó su propósito de colaborar en el futuro con el Ministerio de Educación de China para que facilitara a Sesame Credit información de esos ‘malos estudiantes’ con el fin de que estos pagaran su deshonestidad con una calificación negativa que les perjudicase en la búsqueda de empleo.

Por ahora todas esas hipótesis se reducen a meras conjeturas, a la espera que los más de 300 millones de usuarios chinos registrados en Alibaba den o no respaldo a esta nueva aplicación. “Algunas de mis amigas siguen compartiendo sus puntuaciones y ofertas, pero a muchas otras se les ha pasado esa obsesión – admite Li más relajada algunas semanas después de su primera experiencia-. En realidad es como un juego, una moda pasajera que puede que no dure demasiado. En China los hábitos de consumo cambian muy rápido. Hay modas en Internet que duran una o dos semanas y luego desaparecen”, aclara. “¿Has pensado en cuál será tu próxima compra con Alipay?”, le pregunto. “Quízás el libro Xi Jinping, la gobernación y administración de China, así mejoraré mi ranking”, me dice con sorna antes de comentarme que tiene que colgarme, pues acaba de llegar una amiga con la que ha quedado para ir de compras a un centro comercial de Shanghai. De momento Sesame Credit puede esperar.

Periodista y politólogo de formación, siempre encuentro algo de tiempo para escribir sobre uno de mis temas preferidos: China y Extremo Oriente. Gran amante de la cultura oriental, con el corazón dividido entre Barcelona y Shanghai. Escribo sobre China y otros mercados emergentes en mi blog: www.alotroladodelbric.wordpress.com

Últimas entradas deSergi Alcalde (ver todo)