Lo último

Ideas

Las Chinas dentro de China

China: un solo país, ¿dos sistemas?

Contradicciones de la integración de Hong Kong y Macao en China

Hong Kong y Macao no gozan del mismo estatus que las cinco regiones autónomas de la China continental. Tampoco sus vínculos con el país: ambas fueron colonias de países europeos durante más de siglo y medio. En el caso concreto de Macao, su pertenencia a Portugal se prolongó desde el siglo XVI hasta 1999. Eso la convirtió en la última colonia europea en toda Asia. Hong Kong, por su parte, fue la penúltima, ya que fue devuelta por Gran Bretaña en 1997. Así acababan la dominación británica sobre el enclave, desde la derrota de China en la Guerra del Opio.

Gracias a su pasado como antiguas colonias europeas, Hong Kong y Macao disponen de un sistema judicial propio e independiente. También cuentan con un nivel mayor de derechos políticos, como la libertad de expresión y la libre participación política. Todos estos “privilegios” integran la doctrina “Un país, dos sistemas”, que Deng Xiaoping propuso para las dos antiguas colonias. El mayor éxito de Deng fue introducir este planteamiento en la Constitución y crear las dos Regiones de Administración Especial. Así se aseguraba de que la “devolución” de Hong Kong y Macao fuese atractiva para las antiguas metrópolis.

La devolución de Hong Kong a China marcó un hito en la historia del país

Soldados del Ejército Popular de Liberación izan la bandera china, en la ceremonia de devolución de Hong Kong.

Incluso el Dalai Lama reclamó una Región de Administración Especial para el Tíbet. Incluso se comprometió a abandonar el exilio y aceptar la soberanía china sobre la región. Sin embargo, su reivindicación no fue escuchada: “no es aplicable para un territorio perteneciente a China desde la dinastía Ming“. Para eso se había creado la Región Autónoma del Tíbet, junto a las de Xinjiang, Ningxia, Mongolia Interior y Guangxi. Cualquier región, prefectura o condado tiene cierta autonomía si la mayoría de su población pertenece a una misma minoría étnica. Pero la autonomía no va mucho más allá del reconocimiento de sus derechos étnicos.

Por ejemplo, Xinjiang y el Tíbet están sometidas a un mayor control por parte de China que el resto del país. Incluso después de la muerte de Mao Zedong, ambas regiones han tenido una relación conflictiva con el poder central. Las reformas propuestas por Deng Xiaoping no repercutieron en mayor autonomía para uigures y tibetanos. Tampoco las revueltas que tuvieron lugar en ambas regiones en 2008 y 2009 les garantizaron mayor autonomía. Al contrario: la comunidad internacional ha mostrado su preocupación por el retroceso en las libertades de ambas etnias. Las dos están sometidas a un creciente control religioso, así como a un flujo cada vez mayor de chinos han llegados de otros puntos del país.

Mientras tanto, Hong Kong y Macao continúan con una economía capitalista y un consejo ejecutivo propio capaz de promulgar sus propias leyes. También disponen de control sobre sus fronteras externas y aduanas. Eso ha contribuido al auge del turismo y de la economía. En el caso de Macao, la ha ayudado a convertirse en un paraíso para el juego. La antigua colonia portuguesa es ahora como una especie de Las Vegas asiática, gracias a que es la única región china donde el juego no es ilegal.

Macao se ha convertido en el paraíso chino del juego, ya que es el único lugar del país donde está permitido

Interior del casino City of Dreams, uno de los más grandes de Macao.

Sin embargo, la integración de las dos excolonias no ha sido un proceso fácil. En el caso de Macao, la industria del juego y el turismo han provocado varios problemas. Por ejemplo, el aumento de la prostitución de lujo, la delincuencia o la precariedad laboral en el sector turístico. Además, el auge de la industria ligada al juego está provocando un aumento brutal de las desigualdades. Mientras un hotel de lujo compró la mayor flota de Rolls Royce Phanton del mundo, los trabajadores de casinos hacen frente a condiciones precarias.

Además, ambas regiones empezaron a protestar en 2014 para pedir “más democracia”. Aunque las protestas que tuvieron más resonancia fueron las de Hong Kong, en Macao no se quedaron atrás. En ambos casos reivindicaban la elección directa de sus representantes en el Congreso Nacional del Pueblo mediante sufragio universal. Y es que, a pesar de la doctrina “Un país, dos sistemas”, sólo pueden elegir a una pequeña parte de sus representantes. El jefe del ejecutivo es elegido por Beijing en ambos casos.

En la antigua colonia portuguesa, las protestas comenzaron a causa de una ley que permitía aumentar beneficios para oficiales retirados. Incluso se llegó a convocar un referéndum extraoficial sobre la necesidad de demandar el sufragio universal, así como el nivel de confianza de los ciudadanos en las instituciones. En concreto, querían valorar la opinión de los ciudadanos sobre la reelección de Fernando Chui como jefe del ejecutivo local.

Cartel sobre el "referéndum civil" de Macao

Un joven sujeta un cartel informativo sobre el “reférendum” celebrado en Macao en 2014

En Hong Kong también hubo importantes protestas durante aquel mismo año. En el caso de la antigua colonia británica, el detonante fue la reforma del Consejo Nacional del Pueblo, el máximo órgano representativo de la región. Sin embargo, las protestas en Hong Kong fueron más allá de un mero referéndum simbólico. Varios grupos, entre los que figuran Occupy Central with Love and Peace y el movimiento escolar Scholarism, salieron a la calle en lo que se conoció como la “Revolución de los Paraguas“. Su acción más llamativa fue la ocupación de distintos distritos de la ciudad, como Mongkok, Almiralty y Central. En Mongkok, unas 3.000 personas llegaron a bloquear una de las mayores vías de comunicación de la ciudad. Las protestas duraron cerca de dos meses.

Como consecuencia, sus principales líderes, entre los que destaca Joshua Wong, han ido entrando y saliendo de la cárcel. En efecto, Wong y otros activistas han hecho frente a diversos juicios, el último de los cuales el pasado mes de enero. En esta ocasión, han entrado en prisión por “desacato” por no cumplir una orden de desalojo. Este nuevo encarcelamiento ha impulsado que congresistas de EEUU hayan propuesto a Wong como candidato al Nobel de la Paz, desatando la ira de China tal y como recogía el mismo activista en este tuit:

Ahora, casi 4 años después de la revuelta de Hong Kong, Joshua Wong y el recuerdo de la “Revolución de los Paraguas” vuelven a ser noticia. Está por ver si se producirá un conflicto entre China y Occidente, similar al motivado por la elección de Liu Xiaobo. En cualquier caso, lo que sí ha quedado en entredicho es si la doctrina “Un país, dos sistemas” es viable para garantizar el encaje de Hong Kong y Macao en el país.

Anna Ferrer

Anna Ferrer Gil (Les Borges Blanques, 1990). Licenciada en Historia (Universitat de Barcelona, 2012) y Máster en Estudios de China y Japón: Mundo Contemporáneo (Universitat Oberta de Catalunya, 2016), llegó aquí por accidente: no decidió especializarse en Historia Contemporánea de China hasta el tercer curso de la licenciatura. No obstante, su vocación tardía no le ha impedido ser la autora de los primeros trabajos en lengua catalana sobre la Revolución Cultural en el Tíbet y estudiar chino. ¿Por qué? Simplemente no pudo dejar escapar algo tan fascinante. Y, como no hay reto pequeño, ahora aterriza en Yuanfang Magazine con su propia sección, “Las Chinas dentro de China”. Es editora de la sección “Ideas”.

Últimas entradas deAnna Ferrer (ver todo)