Lo último

Ideas

New Bloom Magazine

Los vagos intentos de la administración Tsai para apaciguar a los activistas taiwaneses

Los movimientos sociales taiwaneses se resisten a ser domesticados

El pasado 20 de mayo, con motivo del segundo aniversario de la administración de Tsai Ing-wen, la presidenta de Taiwán hizo unas declaraciones sobre los éxitos que  su gobierno había conseguido hasta la fecha. Tsai sugirió que no había abandonado completamente a los grupos de la sociedad civil que emergieron durante el Movimiento del Girasol en 2014. Estás declaraciones son importantes, ya que dejan entrever algunas de las acciones que el DPP llevará a cabo durante su campaña para las próximas elecciones municipales de 2018.

Sin embargo, diversos grupos de la sociedad civil han sido muy críticos con lo que ellos han percibido como inacción, renuncias o retrocesos por parte del DPP hacía ciertas cuestiones sociales importantes. Especialmente aquellas en las que la gente ha sentido que el DPP estaba traicionado los intereses de todos aquellos que apoyaron al partido en el pasado. El abandono de sus promesas para la legalización del matrimonio homosexual, las revisiones de la Ley de Estándares de Trabajo – Labor Standards Act en inglés – para apaciguar a los capitalistas taiwaneses a expensas de las clases populares o el fallo en la devolución de los territorios tradicionales a las tribus indígenas son un claro ejemplo. Por otro lado, los retrocesos del DPP en cuestión de política energética para reducir el uso de energía nuclear en la isla parecen otra bomba de relojería con la que el gobierno tendrá que lidiar dada la larga historia del movimiento anti-energía nuclear.

Tsai, haciendo autocrítica de la lentitud con la que se han ido implementando las reformas prometidas, comentó que los dos primeros años de legislatura habían sido una “fase preparatoria” para comenzar a incrementar la velocidad de las reformas. Quizás, Tsai está enmascarando posibles retrocesos sociales importantes bajo la excusa de la lenta implementación de sus políticas sociales y económicas.

No obstante, es sorprendente observar como Tsai ha afirmado rotundamente que no cederá ante las demandas de los grupos de la sociedad civil. Con el tiempo, se puede ver como la administración ha endurecido su posición hacia los grupos de la sociedad civil taiwanesa. Un claro ejemplo, han sido las visibles protestas contra la Ley de Estándares de Trabajo, en la que la administración parecía estar dispuesta a apoyar algunos de los cambios propuestos por los sindicatos. Sin embargo, al finalizar las protestas, Tsai se reunió con los representantes del sector privado y decidió abandonar a los sindicatos, alegando que no se podía revertir el curso de las reformas como resultado de las demandas de un grupo de interés minoritario. Si bien es cierto que las protestas fueron llevadas a cabo por un sector minoritario de los sindicatos, estás fueron un signo de una oleada de protestas que aún está por llegar.

La razón por la que Tsai hizo tales declaraciones quizás fue porque fueron hechas en una entrevista con Watchout, uno de los medios de difusión independientes del activismo juvenil que nació durante el Movimiento del Girasol y que publica noticias sobre política doméstica taiwanesa.

Como consecuencia de las políticas promovidas por la administración de Tsai, se puede observar que el DPP ha decidido no apoyar a las mismas fuerzas políticas que lo apoyaron durante las elecciones de 2016. El DPP no respaldará al alcalde independiente de Taipei, Ko Wen-Je, ya que el partido percibe que éste ha derivado demasiado hacía el sector del Kuomintang. Por otro lado, el DPP competirá directamente con los partidos de la “tercera fuerza” con los que  le costó no entrar directamente en conflicto durante las elecciones de 2016 como causa de las desavenencias y contradicciones que emergieron como resultado de las dinámicas electorales.

De momento, los efectos de la hostilidad de la administración Tsai hacia la sociedad civil y los jóvenes activistas son impredecibles. Sin embargo, sí que se percibe la continuidad de un compartimiento político aparente errático hacía ciertas cuestiones sociales con la que la administración está intentando atraer a la sociedad civil y a las fuerzas de la oposición, sin embargo, tal comportamiento está ahondando aún más la desafección entre dichos grupos.

 

New Bloom Magazine (破土)

La revista New Bloom (破土) es una publicación online taiwanesa que nació durante el Movimiento del Girasol en 2014. La revista fue creada por el taiwanés-americano Brian Hioe (丘琦欣) con el objetivo de debatir la política taiwanesa y de la región de Asia Pacifico desde un punto de vista crítico e internacionalista. Los colaboradores de la revista son un grupo de estudiantes y activistas de Estados Unidos y Taiwán.