Lo último

Ideas

New Bloom Magazine

Taiwán afronta los nuevos aranceles sobre el aluminio y el acero impuestos por Estados Unidos

Taiwán dañado por el "Fuego Amigo" en la guerra comercial entre EE.UU y Taiwán

Reuters – Leah Millis

Las preocupaciones en Taiwán sobre cómo afectaran a la isla los nuevos aranceles sobre el acero y aluminio impuestos por la administración Trump son irónicas. Éstas demuestran el peligro que comporta el confiar demasiado en el nuevo gobierno estadounidense. Quizás, Taiwán podría aprender algo de esta lección.

La administración Trump pretende instaurar unos aranceles del 10% en el aluminio y del 25% en el acero. Esta decisión ha provocado el pánico entre los aliados de Estados Unidos. Especialmente porque éstos prevén que serán muy perjudiciales para sus economías. Por otro lado, China ha avisado que una posible guerra comercial como consecuencia del aumento de los aranceles no será positiva para Estados Unidos. Paralelamente, los líderes de la Unión Europea, incluyendo el presidente francés Emmanuel Macron, han advertido que la Unión Europea no dudará en responder a las nuevas medidas del gobierno estadounidense. Sin embargo, el presidente Donald Trump ha comentado con cierta arrogancia que una posible guerra comercial podría beneficiar a Estados Unidos.

A pesar de que Taiwán  ha sufrido ciertas sanciones por otro tipo de medidas anti-dumping en el pasado, es muy probable que se vea severamente afectado por los nuevos aranceles, ya que Estados Unidos importó un 5,67% de su acero de Taiwán en 2017.

El pánico global se contuvo brevemente después del anuncio de nuevos aranceles comerciales, ya que los aliados de Estados Unidos – la Unión Europea, los países que firmaron el acuerdo de NAFTA y sus tradicionales aliados en Asia – consiguieron una exención de los aranceles. Sin embargo, el pánico brotó de nuevo después de que el gobierno estadounidense declarase que dicha exención sería temporal. Esto llevó a los aliados, incluyendo a Japón y Taiwán, a seguir presionando a la administración de Trump para conseguir nuevas exenciones.

En los últimos meses, Taiwán se ha aprovechado de que la administración Trump firmara la Taiwan Travel Act. Este nuevo decreto permitirá visitas de alto nivel entre lideres del gobierno taiwanés y estadounidense. Muchos en Taiwán han percibido la firma de dicho decreto como un gran apoyo por parte del gobierno de Trump. Sin embargo, los aranceles impuestos a Taiwán demuestran todo lo contrario: el gobierno de la Isla de Formosa sigue siendo el gran olvidado en la política exterior americana.

En contra del argumento que la Taiwan Travel Act representa un verdadero indicador del apoyo del gobierno estadounidense a Taiwán, cabe destacar que la administración Trump publicó la noticia sobre el nuevo decreto un viernes por la noche, que suele ser el día y el momento en el que la Casa Blanca anuncia información que quiere que pase desapercibida.  

De manera similar, a pesar de que la idea de imponer nuevos aranceles comerciales fuera promovida por Peter Navarro, el conocido asesor político de Trump que en múltiples ocasiones ha mostrado un gran sentimiento anti-china y proteccionista, esto no quiere decir que Navarro busque apoyar a Taiwán. Lo mismo se podría decir del reciente nombramiento de John Bolton como asesor de seguridad nacional, cuyas ideas sobre China son muy parecidas a las de Navarro.

En parte, esta situación se debe a la naturaleza de la administración Trump que está constantemente enfangando asuntos sensibles de la política exterior americana. Por ejemplo, mientras que el acuerdo del TPP fue diseñado para cimentar el poder americano en la región de Asia Pacífico y contrarrestar la influencia china, Navarro comentó que Trump se retiraría de dicho acuerdo durante la primera etapa de su nueva administración.

Sin embargo, lo que Taiwán debería aprender de todo esto es que en la mente de Trump, el apoyo americano a Taiwán se basa principalmente en una relación comercial beneficiosa solo para Estados Unidos, independientemente de que dicha dependencia sea altamente perjudicial para Taiwán. En el pasado, cuando Trump justificó el apoyo a Taiwán, incluyendo la controvertida llamada telefónica a la presidenta Tsai después de que ésta ganara las elecciones presidenciales en 2016, lo hizo porque Taiwán compró a Estados Unidos el equivalente de un billón de dólares en armas.

Así pues, es muy probable que Taiwán siga buscando una exención de los aranceles, incluso si eso significa tener que aceptar una relación que solo beneficie a la administración de Trump. Esto no debería ser una sorpresa para Taiwán ya que este es el modo como el imperio americano se ha relacionado con sus aliados. Los intereses nacionales siempre han jugado un papel central en la política exterior norteamericana. Por lo general, las señales de buena voluntad hacia sus aliados han sido escasas. Desafortunadamente, esto es precisamente lo que el gobierno taiwanés tiende a olvidar.

Muchos de los intentos para justificar las acciones de la administración Trump, incluyendo la afirmación de que Taiwán ha sido incluido en el nuevo sistema arancelario porque tiene una relación muy cercana con China, son simplemente un engaño. Lo mismo se podría aplicar a la creencia que Taiwán tiene una relación especial con Estados Unidos.

Es lógico pues, que Estados Unidos  desarrolle relaciones extractivas con algunas de sus relaciones bilaterales, especialmente porque en muchos casos se lo puede permitir. Aquellos que creen que la alianza entre Estados Unidos y Taiwán se basa en la existencia de valores compartidos como la democracia o la libertad tienden a pasar por alto una de las realidades de la geopolítica: los estados solo se relacionan para satisfacer sus intereses nacionales. Sin embargo, esta falta de comprensión de la crudeza de las relaciones internacionales es un problema que Taiwán ha tenido históricamente y que aún no ha sabido solucionar.

New Bloom Magazine (破土)

La revista New Bloom (破土) es una publicación online taiwanesa que nació durante el Movimiento del Girasol en 2014. La revista fue creada por el taiwanés-americano Brian Hioe (丘琦欣) con el objetivo de debatir la política taiwanesa y de la región de Asia Pacifico desde un punto de vista crítico e internacionalista. Los colaboradores de la revista son un grupo de estudiantes y activistas de Estados Unidos y Taiwán.