Lo último

Negocios

Al Oeste del Este

El pago con móvil, en el punto de mira

El Banco Central de China toma el control del pago por móvil

De todos es sabido el afán del Gobierno chino por deshacerse del dinero en efectivo, máxime en un país donde los pagos con móvil alcanzan el 17 % de todas las transacciones. Los ubicuos sistemas de pago digital de los gigantes de internet Tencent y Alibaba acaparan el mercado del gigante asiático, mientras que la tecnología de reconocimiento vocal y facial se hacen cada vez más presentes en supermercados y grandes superficies del país. Sin embargo, los días de crecimiento fácil a costa del sector bancario  podrían haber llegado a su fin para las empresas del sector tecnológico.

 

El pago con dispositivos móviles está cada vez más presente en las grandes superficies del país.
Fuente: Newsmarket.com

Los reguladores chinos, cada vez más preocupados por la forma en que las plataformas de pago electrónico administran los depósitos de los usuarios, han empezado a imponer una serie de restricciones que perjudicarán las ingentes fuentes de ingresos de las tecnológicas, reduciendo así su rápido ritmo de expansión.

La decisión marca un cambio radical con respecto a la estrategia gubernamental seguida en los ejercicios anteriores, cuando las autoridades dejaron que Tencent y Ant Financial (divisiones de de Wechat y Alibaba, respectivamente) irrumpieran en el mercado de formas de pago, movidas por los mejores servicios financieros que ofrecían las empresas tecnológicas.

Más fondo de reserva

Entre las medidas decretadas por el Banco Central de China se cuenta la elevación del porcentaje exigido a las comercializadores en concepto de fondo de reserva, que pasan del 20% al 50% del capital, además de la exigencia de poner bajo supervisión centralizada los depósitos contratados por estas plataformas digitales o los fondos gestionados por proveedores privados.

La medida, que se prevé entrará en vigor este mes de abril, podría acabar de un plumazo cientos de millones de yuanes en tasas de interés que Tencent y Ant Financial reciben por la gestión de aproximadamente 75.000 millones de dólares en reservas de bancos comerciales o inversiones en otros fondos, según los analistas.

Otro de los cortapisas impuesto a los grandes de la tecnología es el límite a las transferencias realizadas a través del código QR, que los usuarios de móvil pueden escanear para realizar compras o contratar servicios. Las nuevas normas fijan un límite desde 500 yuanes (unos 77 dólares), hasta 5.000 yuanes (769 dólares), en función de los distintos estándares fijados para distintos usuarios.

 

El banco comercial Webank, cuenta con Tencent entre sus máximos accionistas

La voz de alarma saltó a principios del año pasado, cuando las autoridades detectaron una organización criminal que estaba robando información bancaria a través de códigos QR falsos. La policía ya arrestó a un ciudadano de Foshan que robó más de 900,000 yuanes (unos 140.000 dólares) través de esta práctica fraudulenta.

Los reguladores, mientras tanto, también han analizado otros servicios proporcionados por las plataformas de pago. Desde finales del año pasado, por ejemplo, pusieron su atención en los préstamos online, un área en la que tanto Tencent como Ant Financial se han expandido a medida que buscan renovar todo el sector financiero de China.

La tenaza reguladora, destinada en parte a vigilar los préstamos de origen dudoso, ha llevado a Alipay a limitar las tasas de interés de los prestamistas.

Protección de datos

Además, según los analistas, entre los próximos tres a cinco años, los reguladores también podrían poner el foco de atención en un área crucial para Alibay y Tencent Pay: la recopilación de datos de los usuarios.

A diferencia de Europa y Estados Unidos, las regulaciones de respeto a la privacidad de datos personales está en China lejos de desarrollarse, motivo por el cual el gigante asiático ha conseguido ponerse a la vanguardia en cuanto a Big Data se refiere.

 

Tencent, creadora de Wechat y WeChat Pay, prácticamente ha monopolizado el mercado de pago por móvil en China. Fuente: Sina.com

Hasta ahora, las empresas tecnológicas tenían manga ancha para recopilar y usar toda clase de datos de los usuarios, e incluso compartirlos en plataformas públicas, como el caso del proyecto Sesame Credit, una suerte de red social asociada a los tipos de compras que daría a cada usuario una puntuación en función de su comportamiento financiero y comercial del usuario.

Sin embargo, el aluvión de quejas de los internautas en relación al uso que estos grandes gigantes hacía de datos personales ha hecho recular al Gobierno, que intenta poner freno a un monstruo que podría haberse hecho demasiado grande.

Periodista y politólogo de formación, siempre encuentro algo de tiempo para escribir sobre uno de mis temas preferidos: China y Extremo Oriente. Gran amante de la cultura oriental, con el corazón dividido entre Barcelona y Shanghai. Escribo sobre China y otros mercados emergentes en mi blog: www.alotroladodelbric.wordpress.com

Últimas entradas deSergi Alcalde (ver todo)