Lo último

Negocios

Turismo

España destino turístico mundial ¿También para China?

En el año 2013 1,087 millones de ciudadanos disfrutaron de estancias en países extranjeros, los  denominados turistas internacionales. Estos datos mejoraron las previsiones realizadas por la Organización Mundial del Turismo (OMT/UNWTO), quien establecio un crecimiento anual en torno al 3.3% para el período 2010 – 2030. (En el año 2014 se espera un crecimiento alrededor del 4-4.5% , superando nuevamente las perspectivas iniciales). El gasto realizado en los países destino de las estancias (alojamiento, transporte, comida, ocio, etc…) es considerado como exportación en la balanza de pagos de dichos estados. En el año 2013 se generaron 1,159 miles de millones (US$) lo que sitúa al turismo como un importante sector económico, 9% del PIB mundial en 2013.

El ranking 2013 de países con mayor gasto en turismo internacional está liderado por China (128.6 miles de millones de USD), Estados Unidos (86.2 miles de millones de USD) y Alemania (85.9 miles de millomes de USD). El desarrollo económico chino ha favorecido la salida al extranjero de un mayor número de personas (10,000,000 en 2010 – 98,190,000 en 2013) introduciendo en la escena internacional un nuevo tipo de turista. Diversos estudios sostienen un crecimiento anual del 5% de dichos turistas hasta el año 2020.

 Tradicionalmente España ha sido un país receptor en el que los ingresos del turismo han jugado un papel importante en la economía nacional. En el año 2013, en el contexto de recesión económica, el sector turístico incrementó el número de visitantes, tendencia ratificada en el 2014 (que ha superado los datos registrados el año pasado). El principal destino turístico en 2013, de acuerdo al volumen de dinero gastado en el país, es Estados Unidos (139,600 millones de US$ recibidos en 69.8 millones de visitas) seguido por España (60,400 millones de US$ recibidos en 60.7 millones de visitas).

 Los principales destinos turísticos chinos se centran en países colindantes: Hong Kong, Macau, Taiwan, Korea del Sur, Japón, Indonesia,…. Australia y Nueva Zelanda han realizado un gran esfuerzo promocional en China con buenos resultados ya  que ambos lugares se encuentran en las preferencias chinas a la hora de viajar. La mayor parte de los turistas que visitan España provienen de Europa y según lo registrado en el año 2013: Reino Unido (23.6%), Alemania (16.2%), Francia (15.7%), Países nórdicos (16.9%), Italia (5.27%), Potugal (2.75%), Rusia (2.60%), Estados Unidos (1.96%) …. China (0.33%). Los ingresos de Estados Unidos, con casi el mismo número de visitas, duplica los ingresos españoles. Al mismo tiempo podemos observar que el porcentaje de turistas procedentes de los países calificados “más gastadores” sólo suponen un 18.49% del total, pero dicho ratio se reduce al 2.29% si consideramos las dos primeras naciones, China y Estados Unidos.

 La captación del turista chino representa una atractiva oportunidad pero al mismo tiempo es un gran reto que requiere del esfuerzo conjunto de entidades públicas y privadas. El turista chino tiene peculiaridades que hay que saber satisfacer. Actualmente es una persona que prefiere organizar sus vacaciones antes que acudir a una agencia, realiza estancias más largas en los destinos visitados, le gusta adquirir artículos de lujo, agradece el recibir un trato en su propio idioma o de acuerdo a sus costumbres culinarias, etc… Conscientes del atractivo de dicho público muchos países han realizado un esfuerzo promocional en China, han flexibilizado trámites burocráticos a la hora de obtener el visado, han establecido vuelos directos con China, han añadido información en chino de particular interés para el dicho pasajero (indicación para llegar a las tiendas de lujo, etc…), se han llegado acuerdos para compatibilizar medios de pago chinos (Unionpay,…) Todos estos elementos, unas veces controlados por entidades públicas y otras veces controlados por entidades privadas, marcan en última instancia la decisión personal de los millones de turistas chinos capaces de pasar sus vacaciones en países extranjeros. España no está bien posicionada y actualmente no satisface las necesidades del ciudadano chino por lo que debe de tomar las medidas necesarias o, sencillamente, también se puede seguir hablando y hablando de la oportunidad que supone el turismo chino.

Ibán Larraya

(Pamplona, 1983) tras licenciarse en Direccion y Administracion de Empresas por la Universidad Publica de Navarra , prosiguio su formacion en la misma institución con un posgrado de comercio internacional.
Luego cogió la maleta y se fue aprender chino a Taiwán en la famosa Universidad de Lenguas Wenzao. Volvió a Pamplona y, entre 2008-2011, estuvo trabajando en la Red Navarra de Estudios Chinos.
Actualmente reside en China donde realiza tareas de desarrollo de negocio en la guipuzcoana iKOR