Lo último

Cultura japonesa en Taipei Main Station

Desde las entrañas de Taipei Main Station se extiende una red de corredores y pasillos que albergan restaurantes y centros comerciales enteros. En estos pasillos se puede encontrar de todo, souvenirs, comida típica, electrónica o ropa.

En uno de estos pasillos se encuentra la mayor concentración de tiendas de videojuegos, manga – y en general todo lo que sea otaku – de la ciudad. Este centro comercial subterráneo de 800 metros de largo congrega decenas de tiendas y donde cualquier amante de la cultura otaku japonesa podría pasarse horas explorando.

Podemos encontrar establecimientos dedicados exclusivamente al manga y anime, con todas las novedades publicadas en Taiwán (que no suelen tardar en ser traducidas al chino) y también con infinidad de mangas de importación.

También son numerosas las tiendas de videojuegos, donde se pueden comprar las últimas novedades. Taiwán dispone de distribución oficial de Sony y Microsoft para sus respectivas consolas, Play Station e Xbox. Sin embargo, Nintendo abandonó oficialmente el mercado taiwanés hace algún año, y éstas tiendas son de las pocas que ofrecen productos de la gran N importados de Japón.

Toneladas de merchandising inundan las vitrinas de las tiendas aquí, con figuras de todas las series, videojuegos o películas que podamos imaginar. Todos los personajes de Mario, Dragon Ball, Mi Vecino Totoro, Evangelion o Sailor Moon tienen sus figuras a la venta en este lugar.

La juventud taiwanesa es una ávida consumidora de la cultura japonesa, y muchos jóvenes se congregan en estos pasillos los fines de semana para explorar las últimas novedades de sus series de manga favoritas, conseguir los últimos videojuegos publicados en Taiwán o en Japón, o incluso quedan para jugar juntos a juegos de baile como Just Dance.

 

Guardar

Me llamo Roberto Machado y soy de Salou, un pueblo en la costa mediterránea. Culo inquieto por vocación, después de acabar la carrera de Telecomunicaciones, me empezaron a pesar los años en Barcelona y decidí aprender chino e intenté mudarme a Asia por todos los medios a mi alcance. Sonó la campana y Taiwan se ha convertido en mi tierra de acogida.
Buscador de luces y sombras, escritor frustrado y fotógrafo aficionado.