Lo último

Dadaocheng, mi amor

El distrito de Dadaocheng, una de las áreas más antiguas de Taipei, se ha mantenido a lo largo de los años como unos de los principales bastiones de la tradición de la ciudad. En éste se encuentra la calle Dihua, donde se halla el templo de Xiahai, y además es una de las calles con más negocios tradicionales de Taipei. Aparte de los múltiples negocios de medicina china, otras tantas tiendas de ingredientes tradicionales y de confección pueblan Dihua y sus alrededores, incluyendo el Mercado de las Telas del que hablábamos recientemente.

La calle también alberga un mercado tradicional durante las vísperas del año nuevo chino, donde los comerciantes venden desde comida típica de las fechas, hasta objetos tradicionales de año nuevo chino, como sobres rojos, billetes para ofrendas, fuegos artificiales, etc.

Sin embargo, Dadaocheng está viviendo una segunda juventud. Un gran número de nuevos negocios está tiñendo el barrio de un tono mucho más joven y vanguardista. La llegada de varias tiendas de objetos y ropa de diseño, pequeños centros de cultura contemporánea como Thinkers’ Theater y numerosos restaurantes y cafeterías recientemente abiertos, han llevado al área un joven espíritu emprendedor que pretende combinar lo mejor de la tradición de la zona con las ideas más innovadoras. Puesto que los edificios del área son bastante más antiguos, los alquileres son también más asequibles, y algunas empresas editoriales o de Internet, como por ejemplo Evernote, han elegido Dadaocheng para establecer sus oficinas.

Otro ejemplo del impulso que se está dando a Dadaocheng como barrio cultural es el establecimiento de cuatro Estaciones de Regeneración Urbana (URS – Urban Regeneration Stations) en el distrito. Esta iniciativa, impulsada por el ayuntamiento, tiene como objetivo la renovación de edificios históricos de la ciudad y su transformación en espacios de uso ciudadano, gestionados tanto por organizaciones públicas como privadas. En Dadaocheng se han establecido actualmente cuatro de estos centros, en su mayoría galerías de arte y diseño.

Por el momento parece que las propuestas están siendo bien recibidas y que Dadaocheng vuelve a situarse en el mapa de interés de los jóvenes de la ciudad. Durante los últimos meses son varios los artículos que han sido publicados en los medios de comunicación y guías locales, e incluso hace unos meses apareció una guía cultural online del distrito. «Love, Dadaocheng«, de un diseño delicioso y afortunadamente en inglés, es una ventana que deja ver lo que se mueve en el antiguo barrio.

Dadaocheng está dando los pasos en la dirección correcta para reinventarse y convertirse en lo que había sido hace décadas, unos de los barrios más influyentes de la ciudad, cultural y económicamente.

 

Me llamo Roberto Machado y soy de Salou, un pueblo en la costa mediterránea. Culo inquieto por vocación, después de acabar la carrera de Telecomunicaciones, me empezaron a pesar los años en Barcelona y decidí aprender chino e intenté mudarme a Asia por todos los medios a mi alcance. Sonó la campana y Taiwan se ha convertido en mi tierra de acogida.
Buscador de luces y sombras, escritor frustrado y fotógrafo aficionado.

Últimas entradas deRoberto Machado (ver todo)