Lo último

Tendencias

Secretos de Taipei

Las bicicletas son para el verano

A no mucha distancia de Taipei hay una interesante ruta en bicicleta, relativamente sencilla y que se puede completar en unas 4 horas. La ruta, que parte desde la estación de Fulong, comparte inicio con la ruta a pie de Caoling.

Así que aprovechando que ese fin de semana hacía muy buen tiempo, tomamos el tren hasta Fulong con intención de hacer esta ruta en bicicleta.

Una vez en la estación, hay numerosas tiendas de alquiler de bicicletas, donde por unos 100 TWD puedes alquilar una hasta las 6 de la tarde. También en la estación de Fulong compramos agua fresca para el camino, puesto que hacia un sol de justicia, y una tradicional caja de biandan para comer por el camino.

Desde Fulong, hay un pequeño trayecto en carretera rural hasta el primer punto de interés, un antiguo túnel ferroviario construido por los japoneses para el transporte de mercancías y pasajeros. Este túnel ha sido restaurado y la ruta en bicicleta lo cruza en su totalidad. El interior del túnel es fresco y se agradece, puesto que el calor empieza a ser importante en el exterior.

Al cruzar el túnel, nos encontramos con una bonita vista de Turtle island desde un mirador cercano a la salida.

Llegados a este punto, muchos visitantes deciden dar la vuelta y volver por el mismo túnel hacia Fulong. Sin embargo, nosotros optamos por la opción de recorrer el trayecto que rodea el cabo que el túnel precisamente acorta. El trayecto que rodea el cabo es un trayecto que transcurre en una gran parte adyacente a la carretera, aunque en un carril físicamente separado por un bordillo o por vallas salvavidas.

Durante el trayecto de vuelta a Fulong, la ruta en bicicleta pasa por las villas pesqueras de Magang y Fulien. Las vistas sobre el Océano Pacífico durante el trayecto son increíbles, en especial desde lo alto del faro de Sandiaojiao, donde accedimos a pie, tras aparcar las bicicletas en una zona preparada para ello.

Una vez de vuelta en Fulong, y tras devolver las bicicletas, decidimos aprovechar las últimas horas de sol y refrescarnos en la playa de Fulong, antes de tomar el tren de vuelta a Taipei.

Me llamo Roberto Machado y soy de Salou, un pueblo en la costa mediterránea. Culo inquieto por vocación, después de acabar la carrera de Telecomunicaciones, me empezaron a pesar los años en Barcelona y decidí aprender chino e intenté mudarme a Asia por todos los medios a mi alcance. Sonó la campana y Taiwan se ha convertido en mi tierra de acogida.
Buscador de luces y sombras, escritor frustrado y fotógrafo aficionado.

Últimas entradas deRoberto Machado (ver todo)