Lo último

Tendencias

A punto de partir

Shilin, el Bosque de Piedra

Aproximadamente  a unos 90 kilómetros de Kunming, capital de Yunnan, se encuentra el Bosque de Piedra o Shilin, un conjunto de rocas cársticas consideradas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 2007, y que los geólogos afirman se formó hace 270 millones de años. El lugar pertenece administrativamente al condado autónomo de Shilin Yi [1] y es muy sencillo llegar. Desde la capital provincial podemos coger trenes, la opción más recomendable, o autobuses hasta la estación de Shilin. Desde allí hasta el Bosque podemos tomar autobuses, taxis, algún medio más rudimentario, o incluso caminar si tenemos tiempo y ganas.

El Bosque de Piedra es sin duda una de las grandes atracciones naturales de toda la provincia de Kunming, e incluso de la propia China, aún teniendo en cuenta las grandes maravillas que existen en el gigante asiático. Está dividido en siete áreas panorámicas; los bosques de piedra de Lizijing y Naigu, los lagos Chang y Yue, las cuevas Zhiyun y Qifeng y la cascada Dadie. Todas estas áreas cubren 350 kilómetros cuadrados lo que da habida cuenta de lo majestuoso de la zona, una auténtica maravilla que no decepciona.

Como tantas otras de estas maravillas asiáticas hay una leyenda sobre el lugar que ha pasado de generación en generación según la cual Ashima, una bella muchacha sani, rama de de la etnia yi, fue secuestrada por el hijo de un terrateniente y obligada a casarse con él. Ahei, su amado, fue a salvarla con su arco y flechas mágicas, y tras 3 días y 3 noches derrotó a su oponente. Sin embargo, en el camino a casa la muchacha se ahogó en una inundación convirtiéndose en lo que desde entonces se conoce como la roca Ashima, cuya figura recuerda a una mujer sani, con un pañuelo en la cabeza y una cesta de bambú en la espalda.

El horario del complejo es de 8 a 18 horas todos los días y la entrada cuesta 175 yuanes, unos 25 euros al cambio. Visitar el Bosque de Piedra es posible en solo un día ya que llegando temprano o a una hora razonable podemos ver lo más interesante e incluso tener nuestros momentos de descanso porque si hay una cosa muy clara, el que visite este lugar tiene que prepararse para andar. Afortunadamente aunque lo visitemos en época de verano, como me pasó a mi, el calor no es tan agobiante como en otras partes de China, aunque conviene tener en cuenta que se trata de épocas de lluvia y esto si desluciría en gran manera la visita.

[1] Los Yi (彝族, Yì zú) son una de las 56 etnias reconocidas oficialmente por el gobierno de la República Popular China.

Cinéfilo, comiquero y viajero nacido en Valencia en 1977, estudió dirección cinematográfica en la escuela Bande à Part de Barcelona, ciudad en la que reside en la actualidad. Lo que comenzó como interés por Japón y, posteriormente China, ha ido creciendo hasta abarcar la práctica totalidad del continente asiático al que ha viajado con frecuencia desde 2006. Asiduo a festivales de cine como Sitges o Vic, plasma sus reseñas de películas en el blog Asia-Cine. Sus intereses abarcan desde los mencionados al inicio hasta la geografía, geopolítica, historia, cultura y lenguas del mundo.

Últimas entradas deJohn Prskalo (ver todo)